sábado, 6 de septiembre de 2008


El huracán y la educación en Cuba.
Conmueven y alientan las imágenes y noticias sobre los niños y maestros de la Isla le la Juventud tratando de arrancar su curso escolar en medio de un paisaje dramático y cuando han perdido numerosos bienes materiales. La educación constituye una de las prioridades de la sociedad cubana.

Ramón Sánchez, director de Educación en el territorio, declaró al periódico Juventud Rebelde: «El reinicio de las actividades será de forma escalonada y progresiva. El Ministerio de Educación nos ha entregado toda la base material de estudio y de vida. Primero deben incorporarse los alumnos que puedan acceder a las instituciones sin transportación”.

Las escuelas menos dañadas albergarán estudiantes de las más afectadas. Los primeros en la sesión de la mañana, y el resto por la tarde “En todos los casos se trata de no alejar demasiado el aula del lugar de residencia de los estudiantes. “

Y aunque muchos maestros tienen sus casas destruidas, otros han brindado las suyas para abrir aulas. Lo mismo ha sucedido con la Policía Nacional Revolucionaria, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y otros organismos, los cuales han ofrecido locales que resistieron la embestida de las aguas y los vientos del huracán Gustav.

Las tejas para los techos de las escuelas de la Isla de la Juventud ya comenzaron a llegar por barco.

La recuperación será difícil y seguramente larga pero la vida adopta muchas formas de expresión. Y en ese renacer no faltará el abrazo de la Patria, que es el calor de todos los cubanos.

Foto: Granma
ecoestadistica.com