lunes, 23 de marzo de 2009


Los afiches más reconocidos del cine cubano.
Por: Lázaro Sarmiento

Carteles del ICAIC: Lucía, de Raúl Martínez (31 votos); Por primera vez, de Eduardo Muñoz Bachs (17 votos); Niños desaparecidos, también de Muñoz Bachs (16 votos), y Now, de Alfredo Rostgaard (15 votos). Estos son los afiches más reconocidos según la encuesta convocada por la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica sobre los filmes más significativos del cine cubano realizados entre 1959 y 2008, en sus diversas categorías y especialidades. Los resultados se dieron a conocer en la sesión final del XVI Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, en la ciudad de Camagüey (15.03.09).


De acuerdo con la citada encuesta, , los afiches más reconocidos realizados en Cuba en igual período de películas extranjeras estrenadas en la Isla son: Harakiri, de Antonio Fernández Reboiro (16 votos, y Besos robados, de René Azcuy (14 votos).






Recordemos los años en que se estrenaron en La Habana las películas de los afiches más destacados:

Harakiri…………….....1964…….....Masaki Kobayashi (Japón)

Now……………….........1965………..Santiago Álvarez (Cuba)

Por prima vez………...1967……..…Octavio Cortázar (Cuba)

Lucía………………........1968……......Humberto Solás (Cuba)

Besos robados…….......1970………..Francois Truffaut (Francia)

Niños desaparecidos…1985………..Estela Bravo (Cuba)


El Departamento de Afiches del ICAIC se creó en diciembre de 1960, integrado al Centro de Información Cinematográfica. Según cuenta María Eulalia Douglas, “el diseñador Rafael Morante es el primer dibujante que labora en él. Poco después se incorporan Olivio Martínez, Holbein López y Eduardo Muchos Bachs. Años más tarde la creación de afiches será parte del departamento de Publicidad”.



“Los carteles del ICAIC dieron inicio a una nueva concepción del arte del cartel en Cuba. Muchos de ellos forman parte de las colecciones de importantes museos y galerías en todo el mundo.”


Desde su fundación hace cincuenta años (24 de marzo de 1959), el ICAIC ha impreso numerosos affiches, los cuales no solo promocionaron eficaz y artísticamente las películas exhibidas, sino que contribuyeron al esplendor de la plástica en Cuba. Y lo que ha sido más influyente aún: el público de la Isla hizo suya esa visualidad.
ecoestadistica.com