jueves, 16 de abril de 2009


Diversidad sexual y medios de comunicación

La homofobia, aunque a veces se intente dar otra imagen, también está presente en los medios de comunicación. En ocasiones , el silencio es su mayor expresión. Ocultar la realidad de las llamadas minorías sexuales ya es una manera de discriminarlas. Evitar las fuentes de información procedentes de estos medios e, incluso, a personalidades que han salido públicamente del closet porque de alguna manera se les considera escandalosos o podría generar una reacción contraria en la audiencia, es otra forma de discriminar.

El texto forma parte del Informe Género y comunicación, del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe, SEMIac. Esta entidad publica el siguiente decálogo bajo el título Por un periodismo más inclusivo que recoge su propia experiencia en el tratamiento de la diversidad sexual en los medios de comunicación.

1. No temer al tratamiento del tema de la diversidad sexual. Empiece por enfrentar sus propios prejuicios.

2. Realizar reportajes de investigación que demuestren el rechazo a estas personas y las consecuencias que puede traer para ellas ese rechazo.

3. Informar sistemáticamente sobre qué es la homosexualidad, el travestismo y la transexualidad. Estudios realizados demuestran que buena parte del rechazo se basa en la ignorancia de las personas sobre estos temas.

4. Incluir voces procedentes de estos sectores en los reportajes. En caso de que sean líderes de organizaciones, presentarlas como tal y con el mismo nivel de importancia que se le suele conceder a representantes de otros sectores. Acudir a estas voces, no sólo cuando hacemos un trabajo de diversidad sexual sino también en otros temas donde su opinión podría ser relevante.

5. Siempre que pueda ser importante para la información y la persona esté de acuerdo, preséntela como gay, lesbiana, travesti o transexual. A veces se piensa que si, en el caso de las personas heterosexuales, no se dice su orientación sexual de alguna manera es marcar una diferencia decirlo en estos casos. El problema es que las personas heterosexuales no necesitan ser visibilizadas, ya lo están ampliamente.

6. No condicione la aceptación a estas personas con exigencias que no se le hace a las heterosexuales. Por ejemplo, es usual decir que “un gay es buena persona porque no se mete con nadie y vive tranquilo en su casa sin exhibir su condición homosexual”.

7. Informe sobre las demandas de los grupos integrados por gays, lesbianas, transexuales y travestis con el mismo nivel de prioridad que las de otros actores sociales. Siga de cerca los cambios favorables a nivel social. Haga reportajes o entrevistas con figuras públicas, reconocidas, del mundo del arte, la cultura en general, provenientes de este mundo o no, pero que contengan un mensaje positivo hacia la diversidad sexual.

8. Enfrente el tema de la diversidad sexual como un problema de derechos.
Foto izquierda: Felo. Es gay, trabaja en Radio Enciclopedia. Vive en Regla. Contra viento y marea nunca ocultó sus preferencias sexuales. En ocasiones Felo trabaja junto con su hermano en espectáculos de travestis. En la actualidad integra, en representación de la radio cubana, la brigada contra el mosquito Aedes aegypti del Policlínico Rampa, en el Vedado.
ecoestadistica.com