miércoles, 25 de enero de 2012

DOLORES DEL RIO.

Por: Lázaro Sarmiento

Marlene Dietrich decía que Dolores del Río era la mujer más bella de Hollywood.

Dolores fue una de las máximas divas del cine cuando la palabra diva no
tenía la insinuación “democrática” de la que tanto se abusa en la actualidad.

Cuando ya tenía una carrera en la Meca del Cine, debutó en la cinematografía de México con Flor Silvestre. Entonces, como apuntó Emilio García Riera, cambió su signo: de belleza “exótica” pasaría a ser “gran dama de la pantalla” con vocación a lo trágico.

Esta actriz mexicana encarnó el concepto de glamour enarbolado por Carlos Monsiváis: “Glamour, dijo el cineasta Josef von Sternberg, es el resultado de los claroscuros, el juego de las luces sobre elpaisaje del rostro, el uso de lo circundante a través de la composición, a través del aura del cabello y la creación de sombras misteriosas en los ojos.

“En Hollywood, estrellas tan distantes entre sí como Marlene Dietrich, Carole Lombard, Rita Hayworth y Dolores del Río, poseen y adquieren glamour, la técnica y la voluntad de refinar la belleza propia.”Son magia indescifrable del cine, “substancia de los sueños de una generación y del encuentro admirativo de las siguientes.”

También Monsiváis expresó: “En formas exaltadas (recurso legítimo ante las creaciones cinematográficas), se advierte que el arte sostiene al glamour, lo fija y lo trasciende”.

Dolores del Río pertenecía a una época en que las grandes estrellas estaban lejos de los supermercados. Había la ilusión de que eran inaccesibles. Ella reafirmó que lo mítico era “aquello que no admite la familiaridad que desgasta”.


Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis
Directorio web
ecoestadistica.com